«Expatochadas»

psicóloga violencia de género madrid

Comparte este artículo

Todas las personas que se van a vivir al extranjero pasan por algún momento máximo de vergüenza en el que están fuera de contexto o bien por un tema cultural o del lenguaje o por todo a la vez.

Tras el suceso, empiezas a notar cómo sube el rubor por tus mejillas (al menos en mi caso) e intentas recomponer la situación de la mejor manera posible. Si no es tu primera vez y ya te han pasado varias de estas… comienzas a reírte porque sabes que es algo muy normal, meter la pata de vez en cuando, además de totalmente comprensible.

Seguro, te está viniendo a la cabeza alguna anécdota graciosa. Compártela conmigo en los comentarios, ¡me encantará leerla! 

Yo también estoy recordando una, así que, con tu permiso voy a contartela 😊,pero primero, te pondré en contexto.

Una de las mayores ilusiones de mi vida era poder mudarme a NYC (EEUU), por lo que cuando surgió la oportunidad de hacer un intership en uno de los más prestigiosos centros de terapia familiar de la ciudad, el Roberto Clemente Center, cumplimenté mi solicitud y cruzando los dedos, las piernas, los brazos… 😉 Esperé la respuesta. Cuando supe que me habían admitido, la felicidad inundó mi cuerpo y… ¡allá que fui!

En mi primera semana viviendo en NYC, estaba tan feliz, ilusionada y ansiosa por conocerlo todo que como diría Santa Teresa, no cabía en mí de gozo. 😉 Vivía cerca del barrio chino, y como llegué una semana antes de que comenzara mi intership, pude perderme nuevamente por los lugares que había conocido en visitas anteriores.

Uno de los días empecé a pasear, sin rumbo fijo disfrutando de todo lo que me ofrecía la ciudad. Continué caminando embriagada con el paisaje tan diverso y cosmopolita cuando empezó a hacerse de noche, pero estaba disfrutando tanto que seguí andando. De pronto me di cuenta que no sabía dónde estaba, las tiendas habían cerrado y de repente todo parecía desértico. No asomaba nadie por la calle y la intranquilidad empezó a acariciar mi cuerpo. Imagina la situación, de noche en una ciudad que aún no conoces del todo y sola… pues sí, la intranquilidad ya no solo me acariciaba, sino que hizo acto de presencia. Yo sólo sabía que encontrando el barrio chino estaba en la dirección acertada para llegar a mi casa.

Pasaron unos minutos, y por fin apareció un hombre por la acera, al verle me dirigí decidida hacia él y con voz firme le pregunté en inglés: 

  • Excuse me, do you know where is… – (shit, cuál era el nombre del barrio… ay madre, que no me acuerdo, ¿cómo era?… el barrio de China, el barrio de China…), mis nervios se acrecentaban y el señor se impacientaba. ¡Lo tengo! – the chinese neighborhood?
  • What?? What do you mean?
  • Yes, the chinese neighborhood – decía yo cada vez más nerviosa, sabiendo que no eran las palabras correctas, pero esperando que me entendiera.
  • Ahhh!!!! Chinatown!! – dijo entre medias de una gran risotada.
  • Yes, exactly!! – dije yo aún ruborizada, pero aliviada por que ya sabía la dirección para volver a casa.

Esta es sólo una de ellas, la lista es larga, y en su generalidad fueron situaciones graciosas. Como te decía inicialmente, sé que esto nos ha pasado a la mayoría de las personas expatriadas por lo que, un día pensando se me ocurrió inventar un nuevo término.

¿Conoces el significado de la palabra “patochada” en español? Si… No… Da igual 😉yo te ayudo:

Patochada: 1. f. Disparate, despropósito, dicho necio o grosero.

Como se puede observar, mi anécdota inicial bien podría definirse como un disparate lingüístico o un despropósito accidental por lo que se me ocurrió el siguiente juego de palabras:

Expatochada: 1. Disparate o despropósito inintencionado ocasionado por la falta de conocimiento o familiaridad con una cultura o lengua.

¿Qué te parece? Con todo mi respeto a María Moliner, pero creo que al menos ha quedado en un divertido juego de palabras, ¿no te parece?

Pues te propongo que usemos esta palabra para referirnos a estas situaciones tan comunes con este término, ya que creo que lo define a la perfección. Voy a iniciar además un apartado en mis redes donde podremos compartir nuestras EXPATOCHADAS. ¡Espero la tuya!

Para cualquier duda que tengas será un placer poder ayudarte en lo que necesites por lo que no dudes en contactar conmigo a través de la sección de “Contacto” de la web o mensaje privado en mis redes sociales.

Si te ha gustado y piensas que puede servir a más personas como tú, ¡comparte! ¡Te estaré muy agradecida! 😊

Comparte este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *