Psicología para expatS y migrantes

Expats y migrantes

¿Eres un profesional desplazado, un nuevo inmigrante o la pareja de una persona que se traslada a un nuevo destino?

Comienzas una nueva aventura y sabes que hay un cúmulo de nuevas experiencias enriquecedoras esperándote. Lo que quizá no sospechas es que a las sensaciones positivas hay que añadirles también dosis de desestabilización emocional.

El cambio de ciudad o país, incluso aunque lo hayamos elegido con ilusión, requiere de un período de adaptación y flexibilidad emocional. Yo puedo acompañarte en tu nuevo camino, ya que lo he vivido y, además, como psicóloga tengo herramientas con las que apoyarte.

Necesitas mi ayuda si aparece…

Expectativas rotas

¡¡Vas a vivir una gran aventura!!” -Te decían antes de que te marcharas, pero tú no lo estas disfrutando. Más bien, tienes una sensación de fracaso que es necesario abordar.

Tristeza

Sientes mucha nostalgia y aunque lo intentas, no consigues estar bien. Este cambio ha reactivado problemas no resueltos con respecto a tus experiencias previas por lo que, es importante gestionarlos adecuadamente.

Problemas en tu relación

Mientras que tu pareja está centrada en su nuevo trabajo, tú sientes mucha soledad y aunque tenías ilusión por empezar este nuevo proyecto juntos, ahora te preguntas… ¿qué hago aquí?

Dificultad de adaptación

Tte sientes fuera de lugar, no entiendes algunos patrones culturales y empiezas a tener sensación de aislamiento.

Crítica constante

Llevas ya un tiempo en el país, pero, tras un período inicial positivo, ahora te sientes en un entorno hostil y no dejas de pensar en tu anterior vida.

Psicología para el retorno

Retorno a casa

¿Qué pasa cuando vuelves a “casa” tras meses o años fuera?

Cuando a mí me tocó volver, nadie me dijo que el retorno era igual o más complicado que marcharte. Así que… me pilló muy desprevenida.

Es cierto que has vuelto a un entorno conocido, pero al igual que tu experiencia en el exterior te ha cambiado en muchos aspectos, tanto a las personas como a la ciudad que dejaste les ha pasado lo mismo.

Imagino que debes estar asintiendo con la cabeza. Tras los primeros momentos de la celebración de bienvenida con amistades y familiares, empiezas a sentir que ya no compartes los mismos intereses con ellos…

Te pones a buscar trabajo y te das cuenta de que la mayoría de tus contactos están en el extranjero o en otra ciudad y los de aquí, casi ni se acuerdan de ti. De repente, comienzas a tener la sensación de que las cosas eran mejores allí. 

En fin, que te encuentras en “casa” pero con el mismo sentimiento de estar fuera de lugar que cuando emigraste. Para que no se produzca un desajuste adaptativo que cada día se intensifique más, es necesario contar con apoyo psicológico especializado en estos procesos.

Al mudarte, cambia el escenario pero no los problemas.

Sé cómo ayudarte. ¡Hablemos!